El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció una regla, el 31 de julio, que ajusta las tarifas para ciertas solicitudes de beneficios de inmigración y naturalización.
La regla tiene en cuenta el aumento de los costos para adjudicar las solicitudes de beneficios de inmigración, detectar y disuadir el fraude de inmigración y examinar minuciosamente a los solicitantes, peticionarios y beneficiarios. Apoya la nómina, la tecnología y las operaciones para cumplir con la misión de USCIS; elimina ciertas exenciones de tarifas, incluye nuevas tarifas nominales para los solicitantes de asilo y reduce las exenciones de tarifas para ayudar a recuperar los costos de adjudicación. También fomenta la presentación en línea al proporcionar una reducción de $ 10 en la tarifa para los solicitantes que envían formularios en línea que están disponibles electrónicamente en USCIS. La presentación en línea es la forma más segura, eficiente, rentable y conveniente de enviar una solicitud al USCIS.

Esta regla entrará en vigor el 2 de octubre, los inmigrantes legales elegibles para solicitar la ciudadanía pagarán $ 1,160 si envían su solicitud en línea y $ 1,170 si envían una solicitud en papel. Esto es al menos $520 más para solicitar la ciudadanía. Eso es más del 80% más alto que la tarifa de solicitud actual de $640.

La mayoría de las exenciones de tarifas que permitían a los inmigrantes de bajos ingresos solicitar la naturalización de forma gratuita también están siendo eliminadas. Y por primera vez, las personas que huyen de la persecución en sus países de origen tendrán que pagar una tarifa de 50 dólares para solicitar asilo si no se encuentran en proceso de deportación. En el pasado, la solicitud de asilo no tenía ningún costo.

Sin embargo, los analistas dijeron que el aumento de tarifas resultará en que menos residentes legales permanentes, especialmente inmigrantes de bajos ingresos, soliciten la ciudadanía, lo que limitará su poder político porque solo los ciudadanos estadounidenses pueden votar.