La administración Trump ha aumentado el uso de hoteles para detener a niños inmigrantes antes de expulsarlos de Estados Unidos durante la pandemia de coronavirus. Las autoridades federales dijeron que detuvieron a 577 niños no acompañados hasta fines de julio, frente a 240 en abril, mayo y junio.

Los abogados y defensores de los derechos humanos advierten que podría poner a los niños en peligro, «nadie los mira, hay mucho espacio para el abuso y/o la negligencia», dijo Neha Desai, abogada del Centro Nacional de Derecho Juvenil.

A los niños se les dio solo 10 minutos al día y fue una llamada de teléfono con altavoz monitoreada. Sin embargo, en julio algunos abogados en Texas fueron a uno de los hoteles y levantaron una pancarta con su número de teléfono para que los inmigrantes buscaran ayuda, pero en sus ventanas mostraron mensajes escritos que decían que no tenían acceso a llamadas telefónicas.

El Proyecto de Derechos Civiles de Texas dice que nadie detenido dentro del hotel los llamó, pero algunos padres vieron noticias sobre la protesta y se comunicaron con sus hijos desaparecidos.

ICE dice que su contrato con MVM Inc., la compañía de seguridad privada involucrada en el cuidado de niños en hoteles, requiere que las personas tengan acceso a teléfonos mientras están detenidas y que no hay límites en la cantidad de llamadas que los detenidos pueden hacer. Además, no se les permite salir, los niños más pequeños a veces pueden jugar en áreas de piscinas cerradas durante períodos cortos supervisados, pero en general, los residentes tienen poco o ningún acceso a recreación, educación y terapia / asesoramiento.

Después de que la ACLU y el Proyecto de Derechos Civiles de Texas presentaron una demanda contra el gobierno federal por los niños detenidos en el hotel de McAllen, los funcionarios acordaron trasladar a los menores no acompañados restantes que habían estado retenidos allí a los refugios de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. Pero todavía se utilizan otros hoteles para detener a los migrantes, según los registros judiciales.

En una presentación judicial el mes pasado, Mellissa Harper, una funcionaria de ICE, describió los suministros sanitarios, las mochilas y la ropa que se les proporciona a los niños. Se proporcionan tres comidas calientes al día, dijo, además de bocadillos y agua. »Tienen una cama caliente, tienen comida, son capaces de moderar la temperatura a su gusto, tienen televisión, tienen videojuegos, tienen otras cosas para mantenerlos ocupados durante un corto período de tiempo antes de ser expulsados».

El problema más importante, dicen los defensores, no es solo que los niños sean detenidos en hoteles, sino que muchos de ellos sean expulsados rápidamente de Estados Unidos.

«Nunca queremos que los niños sean retenidos en hoteles en secreto sin la supervisión adecuada, pero la preocupación aún mayor es que son expulsados sin audiencias», dice el abogado Lee Gelernt de la ACLU. «Eso sería un problema independientemente de dónde se encuentren mientras tanto».